Las cámaras de seguridad o sistemas de circuito cerrado de televisión (CCTV) son equipos fundamentales para garantizar la seguridad de cualquier inmueble, ya sea por dentro o por fuera. Actualmente se han desarrollado cámaras en alta definición que pueden transmitir en tiempo real a dispositivos móviles, mediante aplicaciones, incluso hay equipos que tienen excelente definición en la noche o con lluvia y niebla.  

Uno de los puntos importantes a tomar en cuenta es la ubicación de las cámaras, para obtener resultados realmente efectivos y aprovechar la tecnología de seguridad al máximo.

Angulo adecuado. Entre más elevada y amplia sea la perspectiva, más complicado es reconocer un rostro, por lo que es recomendable evitar grandes alturas. En el caso de las casas particulares, entre los 3 y 4 metros. En los corporativos, un poco más abajo.  

Reflejos. Es necesario evitar reflejos y contraluz, a la hora de instalar una videocámara. En el caso de hacer la instalación en espacios abiertos, se recomienda tomar en cuenta la variación que tiene la luz del sol a lo largo del día, y no colocarla directamente frente a los rayos del sol. Cuando la instalación es en interiores, se debe tomar en cuenta la disposición de las luces en el espacio cerrado, y si es necesario, se deben modificar las existentes, o instalar nuevas.  

Centro de monitoreo. Es recomendable mantener el equipo de monitoreo fuera de la vista y con acceso restringido.

Señalética de advertencia. Está comprobado que colocar letreros como “sonríe, estás siendo grabado” y/o tener las cámaras a la vista, ayuda a disuadir a la gente que planea ejecutar un delito. Se recomienda el uso de estas técnicas para reforzar la seguridad en su hogar o negocio.